miércoles, 14 de mayo de 2008

Prólogo abierto I



La tarea de seleccionar un reducido número de obras a partir de un conjunto mayor siempre encierra dificultades. Para ello, es necesario un criterio. En este prólogo nos enfrentamos con dos obstáculos. Primero, definir el criterio aquí empleado. Segundo, aclarar lo que pretendemos cuando decimos “la nueva biología” e intentar distinguirla de la “otra” biología, que vemos como tradicional, clásica o menos “nueva”. Esta segunda tarea, quedará solo parcialmente resuelta y el intento continuará a lo largo del libro y más allá de sus páginas, en la vida de los lectores, pero para ello debe existir un fundamento sólido. Es por esto que definimos, de entrada, este prólogo, como abierto, sabiendo que sólo el definir una palabra con precisión puede ser una tarea muy difícil e importante. Al intentar aclarar lo que es la nueva biología, de paso, dejaremos ver el criterio seguido en la elección de los libros. Seguro que hemos dejado sin comentar algunos libros fundamentales y que, sin embargo, hemos incluido otros que no lo son tanto. Admitimos esto como el error que siempre acompaña a un criterio que es, como éste prólogo, abierto. No obstante, hacemos hincapié en una característica que hemos ido buscando a la hora de elegir los libros para comentar y a la hora de escribir los comentarios: Uno debe buscar la solidez que, en el lenguaje y en un texto escrito, sólo viene garantizada por la conexión entre las palabras y las cosas. ¿Qué es la biología?
Ir a: